Contáctanos

"mujer feliza"
Foto: ONU Mujeres/Adrián Ibáñez

Para registrarte en el programa de Segunda Oportunidad o para obtener más información, contacta a nosotras según el estado en que vives:

En Estado de México: 

  • Tel: 23 8392 2736 / Correo: sepicj@hotmail.com

En Puebla:

  • Tehuacán: 
    • Tel: 23 8120 4928 / Correo: segunda.oportunidad.sepicj@gmail.com
  • Zinacatepec:
    • Tel: 23 8120 4928 / Correo: yaresusa.c.s@gmail.com

En Jalisco:

  • Tel: 33 1424 4221 / Correo: mujeres.prosociedad@gmail.com

Lo que buscamos revertir

Una nina
Foto: ONU Mujeres México/Ariel Silva

Hace unos años Cecilia abandonó el bachillerato en el que se encontraba estudiando una carrera técnica en computación, había quedado embarazada y en ese momento decidió que la prioridad sería su hijo.

Después de un tiempo, ya con dos menores, Cecilia terminó la relación con su pareja, de quien dependía económicamente. Desafortunadamente, la situación de Cecilia es bastante común.

En la actualidad, la educación es un derecho del que están excluidas decenas de millones de mujeres en todo el mundo. En México, de las 4.7 millones de personas mayores a 15 años en condición de analfabetismo, más de 61% son mujeres (2.9 millones)[1].

A nivel nacional, la proporción de jóvenes en situación de doble privación (sin estudios y sin trabajo) presenta una importante desigualdad determinada por el género[2]. Esto se refleja en el número de horas promedio que dedican hombres y mujeres al cuidado de niños, personas en situación de discapacidad y adultos mayores (generalmente este trabajo no es remunerado): poco más de 20 horas semanales en el caso de los hombres, contra casi 66 horas por parte de las mujeres.[3]

[1] Tabulado de Educación de la Encuesta Intercensal 2015 del INEGI. Disponible en: https://www.inegi.org.mx/programas/intercensal/2015/default.html#Tabulados

[2] Subsecretaría de Educación Media Superior (2017) a partir de la Encuesta Nacional de Ocupación Empleo del INEGI.

[3] Estimación a partir de la Encuesta Intercensal 2015 del INEGI.

¿Por qué invertir en mujeres?

"mujeres trabajan"
Foto: ONU Mujeres México/Dzilam Méndez

Estas tendencias reflejan algunas de las barreras socioeconómicas y de género que en materia educativa enfrentan las mujeres.

A esto se añade la pobreza, el matrimonio y el embarazo tempranos, el aislamiento geográfico, las normas sociales nocivas, las leyes discriminatorias, los entornos de aprendizaje inseguros, así como la falta de infraestructura y de contenido de calidad para el aprendizaje.

Invertir en la educación de las mujeres tiene un importante efecto multiplicador pues sus beneficios repercuten en la familia, la comunidad y más allá.

Una mujer con escolaridad está mejor preparada para educar a sus propios hijos, y es más probable que los inscriba a la escuela, contribuyendo al logro de la educación, al crecimiento económico y al desarrollo de largo plazo.

Por otra parte, la participación de las mujeres en la vida económica sirve de apoyo a su familia y a su comunidad, al mismo tiempo que aporta al desarrollo económico de un país.

Una Segunda Oportunidad

Para revertir las tendencias actuales, y potenciar los beneficios de la educación y de la partición económica de las mujeres, ONU Mujeres puso en marcha el programa de Segunda Oportunidad que ofrece una solución integral para las mujeres en condiciones de marginación que tuvieron que dejar la educación y enfrentan rezagos educativos.

El propósito del Programa de Segunda Oportunidad es empoderar y crear agencia en las mujeres para facilitar su acceso a empleos, emprendimientos o retornar a la educación formal.

Para lograr lo anterior, el programa ofrece rutas de formación accesibles, escalables y diseñadas para contextos específicos. Debido a esto, los servicios educativos ofrecidos por el Programa de Segunda Oportunidad no sólo están diseñados a la medida de las necesidades de las participantes como estudiantes, sino que también reconocen un futuro como líderes y generadoras de ingreso.

¿Cómo lo hacemos?

"mujer con plantas"
Foto: ONU Mujeres México

Para lograr estos objetivos, el programa cuenta con medios de enseñanza innovadores, tecnologías digitales y promoción de la creación de redes.

El contenido educativo del programa es gratuito y es posible acceder a él por dos vías: los centros de aprendizaje físicos y la plataforma en línea de Segunda Oportunidad.

De esta manera, las participantes del programa se benefician de oportunidades de aprendizaje mixtas, además de contar con la libertad de avanzar a su propio ritmo, y de acuerdo con sus propios objetivos de aprendizaje.

Si bien en todos los Centros de Aprendizaje se ofrecen los contenidos base mencionados previamente, la oferta educativa también responde a las necesidades particulares de las comunidades y de las mujeres participantes.

De esta manera, por ejemplo, la formación ofrecida por el Programa de Segunda Oportunidad en el Estado de México hace énfasis en el sector de servicios, mientras que la oferta en Jalisco es intensiva en oficios.

En Puebla se incluyen contenidos para la producción en viveros. En el último caso, algunos de los contenidos se ofrecen en lenguas originarias.

¿En dónde trabajamos?

"mujer y computadora"
Foto: ONU Mujeres México/Dzilam Méndez

En México, hasta el tercer trimestre de 2020, Segunda Oportunidad cuenta con la participación de 1,600 mujeres.

Además de la plataforma en línea del programa, todas ellas participan en uno de los 12 Centros de Aprendizaje distribuidos en:

  • Estado de México (Huixquilucan, Lerma y Toluca),
  • Jalisco (Guadalajara, Jocotepec y Zapopan) 
  • Puebla (Tehuacán y Zinacatepec).

Actualmente, la oferta educativa de Segunda Oportunidad está compuesta por más de 30 cursos relacionados con habilidades digitales, habilidades socioemocionales, emprendimiento, formación para el trabajo, planeación y retorno a la educación formal.

Nuestras historias

"mujeres
Photo: ONU Mujeres México/Dzilam Méndez

“El curso de ‘Computación como Herramienta de Aprendizaje’ ha incrementado mis conocimientos y habilidades al respecto, lo que me da mayor seguridad en el cumplimiento de mi trabajo.”

María Cristina Yrineo Arellano (Huixquilucan, Estado de México)

“Además de que he adquirido habilidades técnicas, he desarrollado autoconfianza y autoestima."

Araceli García (Zapopan, Jalisco)

“Para mí, darme una segunda oportunidad es retomar lo que deje pasar, aprovechar y terminar mis estudios, me hace falta. No sabía computación y estoy aprendiendo gracias a ONU Mujeres.”

María Goretti Maldonado Gómez (Tehuacán, Puebla)

Cecilia

"No estas sola"
Foto: ONU Mujeres México

La meta del Programa de Segunda Oportunidad es llegar a 5,000 mujeres. Una de ellas ha sido Cecilia. Unos meses después de separarse de su pareja, Cecilia se incorporó al Programa de Segunda Oportunidad en Huixquilucan, Estado de México.

Para ella la construcción de autonomía, uno de los principios del programa, ha sido fundamental en su proceso de definición individual:

“he aprendido que como mujeres podemos salir adelante; a veces decimos que es por nuestros hijos, pero en verdad es por una misma.”

Actualmente, Cecilia está trabajando y continúa con los cursos de habilidades digitales. Su plan es retomar su educación y concluir el bachillerato:

“durante el curso de computación estuve apoyando a otras compañeras... entonces, pienso ¿Y si me titulo y soy maestra? Todo esto me motiva".